página en desarrollo

Después de 21 años de actividad en la Galería Marcos Bledel finalizada en la temporada del 2016, continuo con el asesoramiento en compra y venta de obras de arte , enfocado en la pintura y escultura europea y latinoamericana. Un nicho especial la vida y obra del pintor argentino Don Florencio Molina Campos seguirá motivándome desde la curatoria del Museo Las Lilas.

No hay duda de que algún gen de mi bisabuelo, Antonio Santamarina (1880-1974), ha contribuido al desarrollo de mi pasión por el arte. Como es sabido, don Antonio tuvo una singular sensibilidad frente a la creación artística, en especial la pintura y la escultura. Reconocido en el mundo como un gran coleccionista, fue también presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes, de la Comisión Nacional y de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.  

 

Murió cuando yo tenía 22 años. Así, casi sin darme cuenta, en mis frecuentes visitas a su departamento de la avenida Alvear fui absorbiendo desde muy joven sus conocimientos, su búsqueda incesante de belleza, sus opiniones sobre diversos artistas y su agudo criterio de coleccionista. Pude charlar con él rodeado de obras de grandes artistas, como Delacroix, Monet, Renoir, Gauguin, su preferido el talentoso y pícaro Henri de Toulouse Lautrec, y en la escultura, obviamente el inspirado Rodin.

 

A ese deslumbramiento juvenil se agregó algo que venía desarrollando desde mi niñez: la contemplación de la naturaleza, mi afición a la vida rural y a los caballos, mi admiración por el hombre de campo, de su sabiduría, destreza y sencillez.

 

Después algo muy importante sucedió en mi época universitaria: conocí la pintura de Florencio Molina Campos. Me sentí literalmente envuelto en sus cuadros y lo que representaban: la vida del campo argentino, con sus protagonistas, recreada con singular simpatía y originalidad. Su obra terminó por cautivarme y me llevó a estudiarlo. Un artista que hasta el día de hoy me sigue dando sorpresas y estoy seguro de que llegarán muchas más… Como curador del Museo Las Lilas de San Antonio de Areco y en Marcos Bledel Fine Arts sigo con interés indeclinable su vida y sus creaciones. Sigo trabajando con investigadores de aquel Museo en procura de información que todavía se halla dispersa. Sin duda una de las metas de mi vocación.
 

© MarcosBledel Fine Art