JOHN FREDERICH HERRING

(Londres 1795 – Londres 1865)

Mare and foal

Firmado y fechado abajo a la derecha, J. F. Herring Sen./1854.

Óleo sobre tabla: 25,4 x 30,5 cm

Con Marco: 36 x 41

Provenance:

Colección Privada Londres

John F. Herring nació en Londres en 1795. Su padre era dueño de una tapicería en Newgate. Desde temprana edad, Herring supo que no quería vivir en la ciudad por lo que en 1814 se dirigió a Doncaster (en el norte de Inglaterra).

Llegó a Doncaster en el día de la famosa St. Leger Cup y rápidamente encontró trabajo pintando y manejando diligencias. Fue durante uno de sus viajes, desde Doncaster hacia Halifax, que conoció al distinguido terrateniente Mr. Charles Spencer-Stanhope; al poco tiempo, Spencer-Stanhope le encargó a Herring pintar un retrato de su caballo Hunter zaino.
 

En 1818, a los 23 años, recibió su primer encargo privado de importancia del filántropo Mr. Hawksworth. Ese mismo año, expuso su primer obra titulada Portrait of a dog en la Royal Academy en Londres.

Fue también durante este período que le encargaron pintar a todos los ganadores de la St. Leger Cup y en 1827 recibió un encargo similar para los ganadores del Derby. Estos retratos, realizados con mucho detalle y precisión, eran grabados y luego distribuidos a un público entusiasmado, lo que aumentó su fama y popularidad. Continuó viviendo en Doncaster por varios años, donde conoció a numerosos mecenas acaudalados e influyentes. También fue en esta etapa que se casó y tuvo seis hijos, algunos de ellos también se convertirían en grandes artistas- John F. Herring, Jr. y Benjamín Herring, Jr.

En 1833 se mudó con su familia a Londres, donde comenzó a pintar escenas de granja hoy muy conocidas, y continuó pintando retratos de los caballos ganadores de varias carreras importantes. En 1836 Herring comenzó a exponer en la Royal Society of British Artist (y se convirtió en miembro en 1841).  En 1840 fue invitado a Francia por el Heredero al trono francés para pintar sus cinco caballos; estas pinturas fueron grabadas y publicadas en Francia e Inglaterra.

Su fama no pasó desapercibida en Inglaterra y en 1845 fue nombrado Animal Painter to Her Royal Highness the Duchess of Kent. Una de sus pinturas fue obsequiada a la Reina Victoria; al recibirla quedó tan impresionada, que le encargó a Herring pintar un retrato de uno de sus caballos como regalo para el Príncipe Albert.

Durante los veinte años que Herring vivió en Londres, se consolidó como uno de los grandes maestros de la pintura ecuestre y expuso junto a Sir E. Landseer y Benjamin Marshall.

En 1853, el ya prestigioso Herring decidió mudarse de la poblada ciudad a una estancia en Kent. En este ambiente relajado continuó pintando hasta su muerte en 1865.

En la actualidad se pueden encontrar ejemplos de su obra en: Tate Gallery, Londres; Nottingham Art Gallery; Victoria & Albert Museum, Londres y el Baltimore Museum of Art, Maryland.

 

Comentario

El soporte en tabla era común en este tipo de obra, retrato de caballos en paisajes , boxes, establos, logrando una altisima fidelidad y tecnica en la obra

© MarcosBledel Fine Art